Educar no es lo mismo que instruir

Cuando hablamos de educación solemos referirnos a un sistema de enseñanza, laico o religioso, que tiene una estructura basada en ciencias, letras y artes. Con las obvias variaciones de acuerdo a los contextos sociales, económicos y políticos, los sistemas educativos suelen tener en común la variable instrucción, que consiste en enseñar a los individuos lo básico de estas materias.

Con el tiempo, y hablo de siglos y siglos, la llamada educación ha devenido, sobre todo, mera instrucción a partir de un conjunto de temas y contenidos que los profesores deben transmitir acríticamente al alumnado.

Tanto se enseña de números y fechas históricas que se suele olvidar una de las tareas fundamentales de una escuela: la educación, no vista como la inoculación de conocimientos variados, sino como la transmisión de un sistema de valores. Más allá de lo que pueden ser esos valores para una sociedad, conservadora o liberal, lo cierto es que en la educación actual esto del bien y el mal ya no existe.

No se trata de someterlo todo al escrutinio de la mirada prejuiciada de un maestro, pero al menos sería muy saludable llevar estos temas al aula y someterlos a la discusión.

Uno de los temas tabúes y que queda fuera de los programas de estudio tan meticulosamente organizados es la sexualidad. Por mucho que los sexólogos apunten la importancia de hablar de estas cuestiones en las aulas existe una especie de tomar que lo impide.

No acabamos de entender que si hablamos del condón y la protección de ITS con naturalidad podemos lograr que las parejas adolescentes al menos se lo piensen un poco antes de tener una relación desprotegida.

El tema de los embarazos es otro asunto crucial, las niñas le temen tanto a un embarazo que prefieren callarlo antes de decirlo a tiempo.

En fin, que enseñar historia del arte y física es muy importante, pero eso no completa todo lo que requiere un sistema educativo para ser más completo.

Nunca es tarde para repensar ciertas cosas, este es un bueno momento para volver sobre lo que conocemos como educación y reconstruirlo.